Un gran día de nada de Beatrice Alemagna y editorial Combel.
Esta autora ya me encandiló con El Minipelicoso.

La historia comienza con la llegada del protagonista y su madre a una antigua casa en un lugar lluvioso. Al muchacho sólo le apetece jugar con su video consola mientras su madre trabaja escribiendo. Su madre,cansada de verlo en esa actitud le dice que vaya a dar una vuelta. Llueve, hace frío…era lo último que le apetecía hacer. De camino al bosque se le pierde su consola.Oh cielos!!! Piensa que es lo peor que le podía pasar…pero al contrario. Empieza a redescubrir la emoción de los olores del campo mojado, a investigar los extraños habitantes de la tierra, a explorar los árboles y los animales. Y descubre que el silencio ante una taza de café caliente junto a su madre puede ser justo lo que le apetece después de un día tan intenso de aventuras.

Me encantan las ilustraciones y el tema del libro, un canto a la naturaleza y a la vuelta a lo sencillo, al contacto con la tierra y acercamiento a las personas.