Tenía muchas ganas de empezar a poner en palabras todo lo que he ido viviendo desde que el 26 de Diciembre de 2015, el proyecto El Puntito Chimpún abriera sus ojos. Mi primer libro autoeditado.

Lo que fue una ilusión, se materializó en un sencillo libro, de formato blandito y manejable a las manos inexpertas de los más pequeños. La casa olía a libro nuevo y yo no paraba de abrirlo, una y otra vez, para darme cuenta de que era real.

Desde ese momento, muchos me habéis acompañado en este precioso viaje, que zarpó en el colegio Virgen de la Ribera de Paracuellos de Jarama, que me acogió con mucho cariño. Le siguió el Carlos Cano de Fuenlabrada, donde mi antigua amiga de colegio Susana Paredes me invitó y me maravilló con su proyecto y sus niños. Me di cuenta de que, al ir pasando de una clase a otra, desde edades de 3 a 7 años, el cuento se iba adaptando e iba captando la curiosidad de los pequeños. Ah! que no he contado que cada vez que lo presento, saco a mi payasa cuentista y preparo un cuentacuentos. Empecé contándolo sentada, de rodillas en aquel escenario del Carlos Cano, y ahora, después de 9 meses, casi es necesario que me aten porque un día salgo volando.

Tengo que agradecer tanto a tantas personas, grandes mujeres en su mayoría, casi inmensa, que me han apoyado y empujado hacia adelante.Esto dará para un post entero. Se suma a esta lista femenina el gran Jorge Riobóo que me ha abierto los ojos y las puertas de este jardín fantástico de la literatura infantil.

La primera presentación la hicimos en La Libre de Barrio, que apostó sin pensarlo en mi proyecto, al que se le sumó la concejalía de cultura y educación de Paracuellos de Jarama, donde me invitaron a presentarlo. Estaba como en casa…jajaja.

Y desde allí, hemos navegado por medio Madrid, por librerías tan impresionantes como Carmen de Parla, Diógenes de Alcalá de Henares, La Librairie, Librería Andrómeda, La Luciérnaga, Delirio…y El Dragón Lector. Ese dragón que me hizo volar alto hacia la Feria del Libro e hice un sueño realidad, en una tarde cargada de emociones que compartí con la gran Vireta, que no paró de Chimpunear y hacer maravillosas dedicatorias. Presentamos allí la segunda edición, mejorada y con toda la experiencia adquirida en estos meses.

He continuado creciendo. He contado en El Salón del libro, en La Feria del libro, el Maratón de cuentos de Guadalajara, la Feria del libro de Guadalajara, Malakids…y muchos espacios y librerías en estos casi dos años de rodaje.

Y dar un especial abrazo a tantas blogueras que me han apoyado, escribiendo sobre el libro y poniendo tanto cariño en cada reseña, desde mis queridas Leti y Susana, hasta todas las que, sin conocerme, me habéis hecho un huequecito en vuestras páginas. Y a mis Trastos, grandes mujeres que me acompañan en esta aventura. Gracias!!!!