Iremos

Iremos

Jorge abre la puerta de la casa de su madre y deja su abrigo en el perchero. Junto al de ella. La llama, pero ella no responde. Entra en la cocina. No hay pucheros al fuego. Hoy no huele a guisado. Todo está como lo dejó ayer cuando fue a visitarla. Entra en el salón....
La fruta podrida

La fruta podrida

Mari aparca el coche, agarra su bolso, cierra la puerta y camina hacia la frutería. A esa hora es difícil encontrar un sitio cerca, todas intentan ir a comprar cuando dejan a los niños en el colegio.  Pepe la saluda con la mano mientras pesa la fruta de otra mujer....
El suelo quema ahí abajo

El suelo quema ahí abajo

—Mari, Mari estoy aquí — dijo Pepa, levantando los brazos para hacerle señales. Llevaba un bikini nuevo con un generoso escote. —Hola, hola—dijo Mari, mientras colocaba con torpeza su tumbona junto a la de Pepa. Pinchó la sombrilla en el soporte y dejó la bolsa de la...
Un día de furia

Un día de furia

Un día de furia   Estoy sentada, con la espalda recostada en la silla de oficina, esa que compré para poder trabajar a gusto en casa. Estoy concentrada escribiendo el relato que me ha pedido mi editor. Debo presentarlo esta semana. Parece que las palabras salen...
Temblor

Temblor

Temblor La pared tiembla. Son las nueve de la mañana. Del sábado. Coño, no me puedo creer que Joaquín esté ya con las obras, pienso mientras me tapo la cara con la almohada. Van a despertar a María, y quería que durmiera más. Dónde quedarán aquellos sábados en los que...